Cuádruple asesinato de Pioz (agosto de 2016). La prueba neurocientífica valorada por el Supremo y la Neurocriminología como disciplina de estudio de la conducta violenta

Recientemente, el Tribunal Supremo elevó de una a tres condenas de prisión permanente revisable, la pena del llamado caso del asesino de Pioz. En el siguiente enlace podemos acceder a la noticia de la página de Poder Judicial y al texto completo de la Sentencia de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, correspondiente al recurso de casación interpuesto por el imputado.

http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder-Judicial/Noticias-Judiciales/El-Tribunal-Supremo-aumenta-de-una-a-tres-las-penas-de-prision-permanente-revisable-para-el-cuadruple-asesino-de-Pioz

En sus Fundamentos de Derecho 4.1. y 4.2. se discute acerca del “debate en ciernes” que ha supuesto la valoración jurídica de la prueba de neuroimagen PET-TAC que aportó la defensa, para justificar que su cliente padecía un daño cerebral que le impedía distinguir con claridad el bien del mal. Esta prueba no solo no impactó en las resoluciones de la Audiencia Provincial de Guadalajara, ni en la del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha, sino que nuevamente no prospera en el recurso de casación. Explica el Ponente que no se desprecia el valor de las pruebas de neuroimagen, sino que estas se consideraron insuficientes para justificar un daño cerebral que incidiera directamente en la capacidad de querer y entender del imputado.

Merece la pena leer con detalle la resolución, en la que encontramos fragmentos que nos remiten a la “controversia histórica” que supone el debate determinismo-libertarismo en cuanto a la responsabilidad personal del acto criminal.

lo

Y es que este apasionante campo de estudio que es la conducta violenta, presenta multitud de aristas y supone aún un reto para su comprensión. La aplicación al ámbito jurídico y forense es directa, por ello, queremos presentaros un amplio proyecto formativo, directamente relacionado con la psicopatología forense y la criminología como áreas de conocimiento y asesoramiento a los tribunales.

El master online de la Universidad de Valencia sobre Neurocriminología y dirigido por el Catedrático de Psicobiología de la Universidad de Valencia Luis Moya Albiol es claro ejemplo de ello: https://postgrado.adeituv.es/es/cursos/area_de_psicologia-5/neurocriminologia/datos_generales.htm.

Así mismo, el Manual de Neurociminología (2015): https://www.edicionespiramide.es/libro.php?id=4321858, servirá a muchos de nosotros como referencia de base de esta línea de conocimiento.

lol

La neurociencia irrumpe progresivamente en el proceso jurisdiccional. Los jueces observan muy atentos los avances de la misma; es más, recientemente se viene generando un intenso debate doctrinal entre neurocientíficos, filósofos y juristas, que se centra en la cuestión de si el Derecho Penal necesita una revisión profunda y una modificación de algunos de sus fundamentos. El debate también se amplía al derecho procesal, donde se cuestionan aspectos que afectan a la prueba testifical y pericial, la detección de mentiras, los fallos de la memoria, la medición del dolor indemnizable…

Os animamos a bucear, prudente pero rigurosamente, en la contribución a este debate.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s